ESO‎ > ‎Segon curs‎ > ‎Sin título‎ > ‎

El primer regalo

25 de des. 2016, 4:18 publicada per Natxo Ruiz
¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

Hoy los cristianos celebramos la Natividad del Señor. Bueno, todos no: los cristianos ortodoxos la celebran el día de la Epifanía, es decir el día de Reyes Magos.

Y seguramente la mayor parte de vosotros ya habréis abierto vuestros regalos.
Unos regalos que, según los grandes almacenes, centros comerciales, radios, televisiones, y demás medios de comunicación, nos hace llegar un viejecito sonriente y gordinflón con cara de amable borrachín que se hace llamar Papa Noel (sustituyendo al propio San Nicolás).

La cuestión como en otras ocasiones, es que jugando con la ilusión de nuestros pequeños se nos cuelan (y vienen para quedarse) costumbres que no son nuestras. Pero lo peor de todo es que poco a poco consiguen que nos olvidemos de nuestras propias tradiciones y de cuál es su verdadero significado para nuestras vidas.

Ayer o esta mañana, el primer regalo que hemos abierto habrá sido un jersey, un reloj, un móvil nuevo, un reloj inteligente con "gps" para salir a correr o a caminar, con un poco de suerte un buen libro, ... y como digo, nos hemos olvidado de nuestro primer regalo, nuestro auténtico primer regalo: el Niño Dios.

Este sí es un regalo provechoso para nuestra vida porque nos enseña muchas cosas útiles: el valor de la humildad, porque el que es Dios nace en un pesebre desconcertando a los poderosos; el valor de la obediencia, porque sin ella no hubiera nacido Dios entre nosotros; el valor de la seguridad en uno mismo, que, ayudados por el Espíritu Santo, permitió que José y María fueran contracorriente en aquella sociedad para cumplir una misión fundamental; y el valor del Amor por encima de todo, que ermitió que el mismo Dios se entregara a sí mismo como primer regalo de esta fiesta.

Todos estos valores, humildad, obediencia, seguridad en uno mismo y Amor, son los que surgen de esta fiesta de la Natividad (nacimiento de la Vida) y son los cimientos de todo aquello que nos hace crecer y vivir de manera que podamos ser felices haciendo felices a los demás.
Sería interesante que pudiéramos parar un poco estos días y reflexionar acerca de cuá quiero que sea mi primer regalo. No es tarea fácil.

EL PRIMER REGALO


"Bendito el Señor Dios de Israel porque ha visitado y redimido a su pueblo, 
y nos ha suscitado una fuerza salvadora en la casa de David, su siervo, 
como había prometido desde tiempos antiguos, por boca de sus santos profetas, 
que nos salvaría de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odiaban 
haciendo misericordia a nuestros padres 
y recordando su santa alianza y el juramento que juró a Abraham nuestro padre, 
de concedernos que libres de manos enemigas, 
podamos servirle sin temor en santidad y justicia delante de él todos nuestros días.

Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo pues irás delante del Señor para preparar sus caminos 
y dar a su pueblo conocimiento de salvacón por el perdón de los pecados, 
por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, 
que harán que nos visite una Luz de la altura, 
a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte 
y guiar nuestros pasos por el camino de la paz". 

Lc 1, 68-79



Comments