ESO‎ > ‎Segon curs‎ > ‎Sin título‎ > ‎

El señor de los libros

1 de maig 2017, 9:42 publicada per Natxo Ruiz
Hoy cierra la Feria del Libro de Valencia. Para mis hijos y para mí es una auténtica fiesta y solemos ir todos los años varias veces para disfrutar del libro, de los autores y los libreros. Sempre reservamos una pequeña cantidad de dinero para estos días. Sin embargo, este año no nos ha sido posible acudir y lo echamos mucho de menos.

El libro no pide más que una cosa: leerlo. Es un objeto humilde que aguanta el olvido en una estantería o en una mesita de noche mientras espera pacientemente que un día lo abramos. Siempre iene cosas buenas para ofrecernos. No todos saben (y esto es un secreto) que no funciona con energía y por lo tanto no hace falta enchufarlo a la red eléctrica; es más, él es el que nos proporciona energía vital a través de la imaginación y el conocimiento. No tiene fecha de caducidad porque no lo han programado para que un día se estropee y nos gastemos más dinero en un modelo mejor.

En un contexto social y educativo cegado por las tabletas y las pantallas de todo tipo, el libro resiste desde la sencillez de su "sistema operativo": unas letras y unas ilustraciones. No necesita más. En un contexto educativo y social que ha confundido la innovación con la tecnologización, el libro resiste porque algunos locos lo llevamos bajo el brazo, o nos sentamos con él en una terraza, o simplemente lo recomendamos para pasar una tarde en un parque mientras los chiquillos juegan (los pocos que son capaces de dejar las pantallas, claro). 

Os dejamos con una historia preciosa de unos de esos locos de los libros.

¡Viva el libro!



Comments