ESO‎ > ‎Segon curs‎ > ‎Sin título‎ > ‎

La vocación docente no la pueden recortar

1 de maig 2017, 4:32 publicada per Natxo Ruiz   [ actualitzat el 3 de maig 2017, 8:30 ]
        
El pasado día 29 d abril se publicó un estupendo artículo de opinión en el diario ABC acerca de la eliminación de los conciertos de Bachillerato. Como sabéis, estos días los centros están recibiendo de parte de la Conselleria de Educación las resoluciones de eliminación de conciertos educativos de unidades de Bachillerato. No se sabe muy bien cuál es el criterio puesto que están eliminando unidades con demanda de alumnos que cubren las ratios sobradamente. Ni que decir tiene que todos estos centros son de ideario religioso.

        Ya el año pasado algunos centros se encontraron con la decisión de la Conselleria de eliminar sus aulas de tres años justo unos días antes de que se iniciara el proceso de solicitud de plaza sin esperar a comprobar cómo quedaba la matrícula; de esta manera, no sólo se niega a los padres la opción de elegir la educación que queremos para nuestros hijos, sino que además se condena a una lenta agonía a estos centros hasta su desaparición.

        En principio, nos contamos entre los centros afortunados pero no debemos quedarnos de brazos cruzados porque mañana nos puede tocar a nosotros. Es momento de reflexión y de que se escuche nuestra voz. Por eso el próximo día 6 se ha convocado una manifestación en Valencia a la que estamos invitados.

       





 Os copiamos el artículo.


Imagen del colegio ArmelarImagen del colegio Armelar - ABC





Hoy es un nuevo día en el Colegio El Armelar, el colegio que da servicio a las urbanizaciones de Terramelar y Valterna, el único de ambos barrios con aulas de Secundaria y Bachillerato y que dispone de 3 líneas concertadas en Infantil, Primaria y ESO y 2 en Bachillerato.

Nuestros 1.300 alumnos han acudido como cada mañana a su colegio y aquí estábamos ya los profesores esperándolos con los brazos abiertos, como lleva haciendo este colegio desde 1968 aquí en Paterna, y mucho antes cuando el cole estaba en el centro de Valencia.

Hoy, a parte de todas las clases, tocaba preparar con ellos la campaña de recogida de ropa y zapatos para ayudar a la gente en riesgo de exclusión, porque en nuestro colegio cuidamos de los demás, y cuidamos de formar personas. Enseñar Matemáticas o Sociales lo puede hacer cualquiera, pero para formar personas comprometías con la sociedad y por un mundo más justo hace falta esfuerzo y vocación. Y eso aquí tenemos y además queremos tener.

Porque no basta con dar las clases, intentamos que nuestro alumnado sea bueno y justo, y nos pasamos el curso organizando decenas de eventos en nuestro tiempo libre: jornadas de solidaridad, actividades extraescolares, visitas, salidas, excursiones, equipos deportivos, funciones de teatro, días de las familias, celebraciones, talleres de padres, encuentros con antiguos alumnos, colaboraciones con ONG’s….

Y en esas estábamos cuando recibimos un mazazo: nos confirman que la Conselleria de Educación nos suprime una línea en 1º de Bachillerato. Y entonces pienso: ¿cómo es posible si nuestro cole está lleno hasta arriba de alumnos y con lista de espera? ¿No significa eso que lo estamos haciendo bien? ¿Qué hacemos entonces con los alumnos y alumnas de 4º de ESO? Tenemos 96 para sólo 35 plazas… ¿Qué van a hacer si el Instituto público de Paterna está a casi una hora andando? Miro en el Google Maps y me hace el cálculo, 56 minutos desde Terramelar hasta el IES Peset Aleixandre y 57 minutos hasta el IES Enric Matisse, en ambas rutas atravesando un barranco y una autovía.

Entonces recuerdo cuando sólo existía Terramelar y se empezó a construir el barrio de Valterna. Calculo mentalmente la inversión tremenda que hizo el colegio en pabellones para crear una 3ª línea y ofrecer ese servicio a la sociedad. Esfuerzo económico y humano por el que no tenía ninguna obligación, pero que hizo por amor a la enseñanza y a su entorno cercano. ¿Así nos recompensan?

Soy tutor de 4º de ESO y hoy, como es habitual tengo entrevista con una madre de una alumna de mi tutoría. Al entrar en la sala de visitas se pone a llorar. “¿Qué voy a hacer ahora? ¿Dónde llevo a mi hija el año que viene? ¿Por qué a mí, si mi hija lleva en este colegio desde los 3 años? No puede venir al cole más feliz, aquí están todos sus amigos, aquí está su vida…”

Y no sé que responderle. Podría venir alguien de Conselleria de esos que han tomado esta decisión a darle una explicación, y de paso que se pase una semanita en nuestro colegio y que vea cuanto nos esforzamos, cuánto trabajamos cada día, lo felices que vienen nuestros alumnos al colegio y el desconsuelo que invade ahora nuestras aulas de 4º de ESO.

Así que están ustedes formalmente invitados a pasar una semana en nuestro colegio, señores mandamases del gobierno autonómico que han decidido que convenía cerrarnos una línea en Bachillerato, y de paso se pasan por las clases de 4º de ESO y les explican a mis alumnos por qué la mitad de ellos deben irse de su colegio de toda la vida. Eso sí, mañana, los profesores del colegio seguiremos teniendo la misma vocación, la misma ilusión y las mismas ganas de formar a nuestros alumnos. Eso no nos lo pueden recortar.

Rafael Cort Verdú es profesor de ESO y Bachillerato del Colegio El Armelar y tutor de 4º de ESO.

Fuente: www.abc.es

Comments